Unidad Popular en Castilla – La Mancha

A continuación reproducimos el documento de debate celebrado hoy en La Villa de Don Fadrique sobre la Unidad Popular en nuestra región, al que habrá que añadir las aportaciones enriquecedoras salidas del debate:

El objetivo de nuestro trabajo inmediato debe ser ayudar a construir y participar en los procesos de Unidad Popular que propone IU de cara a las elecciones generales, en coherencia con las tesis aprobadas en los máximos órganos de IU y PCE. En Castilla – La Mancha, el escaso número de escaños a elegir obliga a la concentración de las fuerzas de cambio en plataformas de unidad que tengan capacidad de aportar representantes al Grupo Parlamentario que dispute la mayoría a PSOE y PP. Queremos ganar las próximas elecciones no como un fin en sí mismo, si no para la consecución de un socialismo que ataje con urgencia el paro, el hambre, la miseria y promueva un nuevo sistema económico justo con todos, respetuoso con el medio ambiente y con los pueblos del mundo.

En nuestra región hay condiciones para concienciar en la unidad, porque ha sido una muestra perfecta del proyecto del PP para España. Los ataques a los servicios públicos, los recortes en derechos laborales y el enfrentamiento con la sociedad son las características de un tipo de gobierno que hemos sufrido en Castilla – La Mancha y que podemos y tenemos la obligación de derribar en España.

El resultado de las pasadas elecciones municipales y autonómicas en Castilla – La Mancha nos muestran a la vez la necesidad y el fracaso de los procesos de convergencia en la región, con la excepción de Guadalajara, donde se articuló una plataforma de unidad popular contando con todos los partidos de la izquierda.

La plataforma regional de Ganemos CLM fue un intento caótico que fracasó porque no se planteó como un espacio de participación de la gran mayoría social afectada, directa o potencialmente, por la crisis y las medidas de ajuste de corte antisocial, si no como la unión de una breve muestra de movimientos sociales y un conjunto de partidos con escasa disposición al entendimiento. El resultado de ese fracaso es que a nivel autonómico IU sigue lejos de obtener un escaño, y Podemos ha sido completamente incapaz de acercarse a los resultados del bipartidismo.

A nivel municipal, aunque la convergencia tampoco logró su objetivo, se obtuvieron mucho mejores resultados que en las autonómicas. Esto fue posible gracias al trabajo de las asambleas locales de IU y a los procesos de convergencia donde, aunque en la mayoría de los lugares sólo estuviera IU como partido, sí participaron exponentes significativos de la sociedad civil y representantes activos de la mayoría social trabajadora, lo que supuso un importante avance electoral.

La lección que se puede deducir de estas experiencias que llamábamos de convergencia y hoy ya claramente denominamos de unidad popular, nos la ofrecen los mismos resultados electorales: Amplios sectores de la población trabajadora y progresista han optado por identificarse electoralmente con ellas. Sabemos que en la mayoría de los casos el proceso ha sido deficiente, incluso en algunos casos decepcionante si queremos. Pero la mera proyección de la imagen de unidad ante una situación como la actual, ha alentado a millares de ciudadanos a votar por ellas.

Es enormemente revelador analizar los resultados electorales en los barrios populares de mayoría trabajadora en las ciudades, donde dichas candidaturas han obtenido espectaculares resultados, mostrándonos claramente que el camino hacia la unidad para una salida social a la crisis es percibida por los trabajadores y sectores populares como una necesidad objetiva a la que tenemos que dar respuesta desde una posición de clase.

Y es aquí, en el carácter de clase, donde se hace más imprescindible si cabe el papel de un Partido Comunista fuerte y cohesionado. Son las y los comunistas los que debemos garantizar que los intereses generales de los trabajadores, en la contradicción trabajo capital, se establece como eje vertebrador de los procesos. De lo contrario prevalecerán concepciones tendentes a dar soluciones supuestamente inmediatas, provenientes de sectores sociales que son aliados necesarios, pero con intereses de tipo más regeneracionista que transformador.

El reto supone la construcción de espacios de unidad que cuente con los partidos políticos de izquierda de la región, decididos a superar el régimen del 78, y con la mayoría social trabajadora en su conjunto, en una región fracturada políticamente y aislada geográficamente entre sí.

La militancia comunista de CLM tiene que estar presente en los procesos de Unidad Popular de cara a las elecciones, pero sobre todo tenemos que estar en la Unidad Popular del programa y la movilización. Unidad para atender la emergencia social, para exigir desde la calle la marcha atrás inmediata de los recortes en la región. Las Marchas de la Dignidad son un ejemplo de la unidad en el programa y la movilización, tenemos que convertir el lema “pan, trabajo y techo” en un programa de gobierno.

El trabajo de los comunistas tiene que empezar por nuestros pueblos y barrios, adaptándonos a cada realidad y transformando en propuesta programática los problemas de nuestro entorno y la respuesta al sufrimiento de la clase trabajadora. Pero de poco sirve un buen análisis y un mejor programa si no somos capaces de que se debata y comparta por el resto de actores de la izquierda y no hacemos participes a esos vecinos de nuestro barrio o pueblo que pretendemos ayudar.

Hay que trabajar en la unidad haciendo ese esfuerzo desde lo local, estimulando a la militancia a participar en el debate, pero con la vista puesta en organizar la respuesta a nivel provincial. No olvidemos que hay que plantar cara en las elecciones generales y presentar una candidatura en las circunscripciones de la región con capacidad de disputar escaños a PSOE y PP.

Tenemos que asumir que tanto IU como PCE somos un actor más en este proceso, buscando un liderazgo compartido y evitando monopolizarlo. Es fundamental que, además de contar con nuestras organizaciones y otras fuerzas de la izquierda, iniciemos los procesos de Unidad Popular contando con los activistas sociales y sindicales y usando herramientas de participación y comunicación que hagan a las víctimas de la crisis protagonistas del cambio político en España.

La hoja de ruta ya está propuesta por la dirección Federal: contacto con los actores sociales y políticos, grupos de trabajo plurales, visibilización de la unidad y programa. A nosotros nos queda concretarlo en nuestras provincias, con honestidad, con generosidad y con la serenidad y perseverancia necesarias, sabedores como somos de que a día de hoy no todos los actores comparten con nosotros la importancia de tomar éste camino.

Plenario PCE-CLM: hacia la Unidad Popular

El próximo sábado se ha convocado a la militancia del PCE de Castilla – La Mancha a plenario en nuestra Federación que se celebrará el aábado día 11 de Julio a las 10 h. en el local del PCE de la Villa de Don Fadrique (c/ Sta. Ana 41), Toledo.

El objetivo del Plenario es debatir los documentos aprobados por el Comité Federal así como perfilar la hoja de ruta para la Unidad Popular en Castilla – La Mancha. Se invita a participar a toda la militancia de la región para aprovechar el encuentro para poner al PCE, también en nuestra región, en las mejores condiciones para afrontar los retos del presente.

Manifiesto del PCE para el1 de mayo

1mayo-pegata_websEl 1 de Mayo, día internacional de la fiesta del trabajo, viene marcado por una situación límite de emergencia social, consecuencia de la aplicación de los recortes aplicados por un Gobierno al servicio de los intereses de los poderes económicos, las grandes fortunas, la banca y las corporaciones multinacionales, élites que son los responsables de la crisis y la corrupción.

La aplicación de la política de recortes está causando sufrimiento, pobreza e incluso muertes y todo esto para que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios, a costa del 90% de la población.

Que la crisis subsiste inhumanamente entre la clase trabajadora y los más desfavorecidos en nuestro país, nadie lo oculta ya. Inclusive los cantos de sirena de los distintos ministros del PP, intentandonos hacernos creer que ya estamos saliendo de la crisis, no hace más que volverse en contra de sus falsos pregoneros.

Desde primero de Enero de 2015, la bolsa ha subido un 15%, mientras que los salarios han perdido un 7%, los desahucios siguen en aumento, la diferencia en el salario hora de los trabajadores/as de nuestro país con los europeos sigue aumentando (22€ de media en europa, 15€ en España), la discriminación salarial por generos sigue discriminando a la mujer, la brecha salarial aumenta (el salario de las mujeres supone el 77,5% del de los hombres) y el 73% de los contratos a tiempo parcial tienen cara de mujer, con la discriminación laboral indirecta que conllevan; son algunos de los elementos que se situan en la balanza para demostrar rotundamente a quien ha beneficiado las políticas neoliberales de la Unión Europea (UE), Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La reforma de la negociación colectiva auspiciada por el bipartidismo, pretende anular la capacidad colectiva de la clase trabajadora para reclamar sus derechos y anular la fuerza de los sindicatos de clase para representarnos frente a las patronales.

Sin embargo, no contento con su tremendo fracaso, insisten en sus políticas de empobrecimiento de los trabajadores y las trabajadoras, el último ingenio, por ahora si no lo paramos, es la firma del tratado de libre comercio con los Estados Unidos (TTIP), por la que los derechos de los trabajadores/as europeos y las posibilidades de las pequeñas empresas y autónomos, de subsistir, se van directamente por el sumidero, con el único objetivo de beneficiar a las grandes corporaciones financieras e industriales. El capitalismo necesita esquilmar aún más a los ciudadanos para seguir manteniendo sus beneficios.

Analizando las décadas perdidas en América Latina por la aplicación de estas políticas en los años 70 y 80, se constata que si se mantienen los recortes sociales en nuestro país, recuperar el bienestar social existente en 2008, nos podría costar 25 años, con lo que perderíamos dos generaciones completas para beneficio de unos pocos.

Las falsas alternativas que el PP ofrece a la generación más preparada en nuestro país, es la emigración (para trabajar 12 horas por 600€ en los países del centro y norte de europa), por cierto para trabajar en los puestos que no quiere nadie al igual que en los años 60, o una estafadora imagen de que desde el Gobierno se apoyan las ideas y los emprendimientos empresariales; estafadora porque al mantener una legislación que solo apoya a las grandes empresas y fortunas, tiene como efecto que a pesar del inmenso esfuerzo que significa montar una pequeña empresa, más del 90% cierran en los dos primeros años, por falta de apoyo real de las instituciones gobernadas por la derecha.

En lo internacional,  todo aquello que el PCE denunciaba que iba a pasar por la estrategia de EEUU y la derecha Europea (armando inclusíve a aquellos que hoy consideran terroristas) en Libia, Siria, en particular y en el conjunto de los países árabes en general, es exactamente lo que está ocurriendo, con un profundo coste en vidas humanas y crisis humanitarias (pero claro había que justificar las inversiones en la Industria de guerra).

la política internacional del Gobierno del PP, roza lo patético, si no fuera porque, de por medio, se han perdido vidas. Es terriblemente triste e irritante, ver al ministro de defensa justificar a Israel en el asesinato de un soldado de nuestro país, el silencio ante el Gobierno Marroqui, la no reclamación ante el ejercito Estaudo Unidense de los crimenes de lesa humanidad, el silencio del genocidio del Pueblo Palestino y la falta de cumplimiento de las resoluciones de la ONU para con el pueblo Saharaui.

Pero el PCE no se va a rendir ante la injusticia, tenemos alternativas económicas, sociales y laborales concretas, que hemos ido construyendo mediante el debate y el estudio. No nos quedamos en los titulares mediaticos, sabemos que la profundidad del análisis nos lleva a la conclusión de que el génesis del problema está en el Capitalismo y sus estrategia de acumulación de riquezas.

Debemos romper el reforzamiento que ha tenido la patronal, gracias a la estrategia de reformas tanto del PP, como en su tiempo del PSOE y que vemos como se concreta en la intransigencia de negociación para la adecuación de los salarios. Esta intransigencia solo se rompe con movilización, abandonando esa  paz social que  algunas organizaciones y partidos pretenden implantar.

A pesar de la ley mordaza, seguimos en la calle, con las marchas las movilizaciones convocadas por los sindicatos y comités de empresa, apoyando a las empresas de economía social y autónomos, con propuestas reales sobre su viabilidad y combatiendo las políticas que solo benefician a las grandes empresas. Sigue habiendo movilizaciones pero debemos construir un PCE fuerte capaz de aglutinar estas en una movilización única.

El 1 de Mayo, en las calles, en los centros de trabajo, tenemos que seguir insistiendo en ese clamor popular de rechazo a las políticas de austericidio y que este clamor popular sea el inicia de la preparación de una Huelga General contra los recortes.

El PCE, sabe que medidas aplicar en el gobierno de la política, para mejorar las condiciones de los trabajadores y trabajadoras.

Existen otras vías economicas y sociolabrales posible y por ella seguimos luchando.

Nos nos callarán, No nos rendimos

VIVA EL PRIMERO DE MAYO

VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA