Se constituye la Agrupación del PCE en Tarazona

Hoy se ha constituido la agrupación del PCE en la localidad de Tarazona de La Mancha en la provincia de Albacete. La reunión, a la que asistieron el responsable de organización regional y los responsables de la provincia, se ha centrado en torno a los acuerdos que emanan de los documentos aprobados en el XX Congreso así como la reflexión que hace el conjunto de la militancia acerca del momento político y la crisis de régimen.

Por último, el debate se centró en torno a nuestro trabajo en los espacios de unidad popular y la tarea del PCE de estar presentes y fomentar el conflicto laboral y social.


 

El PCE-CLM toma posición sobre la XIV Asamblea Regional de IU-CLM

Ante la convocatoria de la XIV Asamblea Regional de IU-CLM, el Comité Regional del Partido Comunista de España en Castilla La Mancha expone su posición ante las siguientes cuestiones:

En primer lugar, considera insostenible la situación actual de profunda desorganización y errático rumbo al que la actual dirección regional ha abocado a la organización de Izquierda Unida en Castilla- La Mancha ya desde su constitución allá por abril de 2013.

La mayor de las reprobaciones que se puede hacer a la dirección de una formación política es que no ejerza la dirección política, y esta ha sido la característica más señalada del actual CPR y su Ejecutiva.

Nuestra organización en Castilla La Mancha se ha sentido huérfana – cuando no contrariada- en medio de una crisis económica de dimensiones históricas, ante situaciones políticas complejas y decisivas a las que hemos tenido que hacer frente durante este periodo: un ciclo electoral que se inicia con las europeas, municipales, autonómicas y ni más ni menos que dos Elecciones Generales, del cual aún no hemos salido. Inmersos en un proceso de convergencia que nos obliga a decisiones audaces y novedosas, como son las primarias a las que por primera vez nos vimos abocados sin experiencia alguna, y con la necesidad de ir tejiendo una nueva red de alianzas políticas y sociales que den respuesta a la nueva correlación de fuerzas que está operando en la sociedad.

Ante esta coyuntura, cada estructura provincial ha tenido que echar mano en la mayoría de los casos de sus propias fuerzas, su capacidad creativa y, sobre todo, de muchísimo voluntarismo, orientándose políticamente tan solo por las directrices emanadas directamente del Federal.

En lo interno, la situación podría ser calificada de desastre natural si no fuera porque es la intervención humana – concretamente los responsables de las Secretarías y miembros de los órganos en cuestión- la causante de la misma.

Resulta casi imposible hacer un repaso de todos los despropósitos de carácter organizativo, financiero, comunicativo, etc. Como muestras baste señalar que las actas de los CPR son casi inexistentes, con lo que se hace imposible hacer seguimiento de los acuerdos, los Presupuestos o se aprueban a finales de año o directamente no se aprueban ( como es el caso actual), con lo que se hace imposible ejercer la dirección y el control sobre los recursos económicos ( algo particularmente grave), el constante ninguneo que se produjo hacia los Secretarios de Comunicación y Convergencia elegidos tras la Asamblea, haciendo uso arbitrario de los medíos en nombre de IUCLM hasta la fecha.

Y así continuamos, demostrando la falta de costumbre a la hora de organizar, por ejemplo, un proceso asambleario en el que se pretendía fundir en una sola vuelta varias Asambleas Provinciales, obviando que podría entrar en contradicción la línea política provincial y regional, y que por fortuna ha sido rechazado desde la dirección federal.

Pero lo más grave si cabe, al menos desde el punto de vista del proyecto político, es el más absoluto menosprecio hacia el trabajo y las decisiones colectivas, algo que se nos presenta de forma recurrente en la mayoría de las actitudes, haciendo declaraciones públicas sobre cuestiones no debatidas, e incluso en clara contradicción con los planteamientos de la Organización.

Esto conlleva formas de actuar que se asumen como naturales, primando lo personal sobre lo colectivo, y se concreta en la práctica a la hora de elegir responsabilidades, nombrar liberados o elaborar candidatura: primero los nombres y después ya vendrán los criterios y los proyectos políticos. Es evidente que todo esto debe cambiar radicalmente.

Pero además y sobre todo, queremos proponer un proyecto que deje atrás esta situación, un proyecto de futuro. Nuestra determinación desde el inicio del proceso asambleario de IU-CLM ha sido siempre clara: dar la palabra y la decisión a las afiliadas y los afiliados, convirtiéndolos en los protagonistas, creando mecanismos reales de participación, de elaboración colectiva y de formación política.

En el mismo sentido hemos defendido, una vez más, la necesidad de que IU-CLM, en consonancia con lo acordado y aprobado en la XI Asamblea Federal, avance hacia su configuración como Movimiento Político y social; y cuando hablamos de movimiento político y social, queremos decir una formación política de nuevo tipo, que haga de la pluralidad ideológica, de la unidad en la lucha, de la democracia participativa un ejercicio cotidiano de síntesis política y sea instrumento para la transformación social.

La tarea de avanzar en la construcción de una fuerza política alternativa, con un programa rupturista, es complementaria con el fortalecimiento de nuestro Partido, ya que la recuperación de una Izquierda Unida capaz de unir, organizar, movilizar, es instrumento para garantizar conquistas concretas en la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de nuestra clase. Por ello, para las y los comunistas de Castilla-La Mancha al igual que los del conjunto del Estado, constituye una de las principales tareas.

En consonancia con nuestras propuestas y clara determinación en la defensa de una estrategia de ruptura en lo político y de una forma de organización que supere la IU partido político y avance hacia la configuración de un Movimiento Político y Social, el Comité Regional del PCE-CLM asume como documento de referencia para el debate en la XIV Asamblea Regional de IU-CLM el documento Una IU para una Nueva Región. Este documento, fruto de diversas aportaciones de compañeras y compañeros, así como de activistas en los movimientos sociales, recoge la diversidad de planteamientos existente hoy en día en el seno de la izquierda rupturista y transformadora de nuestra región, planteamientos con los que las y los comunistas nos identificamos, pues son coincidentes en lo decisivo y fundamental con las reflexiones y propuestas que viene desarrollando el PCE.

En conformidad y coherencia con esto último, queremos subrayar que el documento Una IU para una Nueva Región, no es un documento propiedad del PCE, sino que como decimos arriba, es fruto de un esfuerzo de elaboración colectiva, con una gran capacidad para sintetizar un proyecto común para nuestra Región, desde la pluralidad de opiniones y con la absoluta intencionalidad de armonizar e incorporar definitivamente y sin ambigüedad al proyecto federal aprobado en la XI Asamblea.

De la misma manera, y continuando por la senda de la más absoluta coherencia, sabemos que para que todo proyecto se cristalice en la praxis, para que se materialice en hechos concretos, precisa de personas absolutamente comprometidas con él. Por lo cual no podemos asumir un documento, si por otro lado no nos comprometemos decididamente en la cimentación de una dirección regional que lo plasme en la realidad práctica.

Por ello, al igual que nos sentimos referenciados en el documento Una IU para una Nueva Región, decidimos apostar sin ambigüedades por la candidatura que necesariamente ha de presentarse para gestionar el proyecto expresado en dicho documento.

COMITÉ REGIONAL DEL PCE- CLM