22-M: hacia la configuración de un Bloque Social y Político Alternativo

La crisis está siendo utilizada por el capital como excusa para imponer  medidas que aseguren su dominio. Se reducen salarios, aumenta la precariedad y la explotación de la clase trabajadora; el agujero del ladrillo en las entidades financieras se tapa con dinero público, mientras se recortan servicios esenciales (sanidad, educación, pensiones…) y se abre la puerta del negocio a la empresa privada; se reforma la legislación para aumentar la represión sobre los sectores de la sociedad más combativos y se cercena la representatividad democrática de las instituciones.

En Europa, el instrumento del capital para imponer estas políticas es la Troika (FMI, BCE y Comisión Europea) y su brazo ejecutor en España el bipartidismo. Así, mediante el pacto PP/PSOE para reformar el artículo 135 de la Constitución, se impuso la prioridad del pago de la deuda por encima del mantenimiento de los servicios públicos y el gasto social (pensiones, dependencia…).

Para hacer frente a estas agresiones, el Partido Comunista de España, considera imprescindible la configuración de un Bloque Social y Político Alternativo donde converjan movimientos sociales, sindicatos e izquierda transformadora. En esta dirección,  la iniciativa de las Marchas de la Dignidad supone un importante paso adelante.

El apagón informativo no evitará que esta iniciativa sea un éxito. A los cientos de personas que llagarán caminando desde todos los rincones del estado, se unirán decenas de miles en trenes y autobuses, levantando la voz en contra del pago de la deuda ilegítima, en defensa de los servicios públicos y  trabajo digno para todos y todas.

A pesar de algunas diferencias, lógicas cuando se trata de llegar a consensos entre organizaciones tan diversas, las Marchas de la Dignidad constituyen un ejemplo palpable de lo que se puede conseguir con unidad, organización y lucha. Después del 22, las estructuras y dinámicas de colaboración que se han generado en los diferentes territorios para dar difusión y cobertura logística a las Marchas, deben servir para mantener el impulso de movilización y lucha.

En este sentido, el PCE considera que ha llegado el momento de plantear la convocatoria de una Jornada de Protesta Cívica, donde, de forma unitaria y descentralizada en todo el territorio nacional, se realicen acciones de desobediencia cívica, protesta ciudadana y  rechazo a todas las políticas que se están desarrollando para imponer una salida antisocial y autoritaria a la crisis capitalista.

 

Secretaría de Movimientos Sociales del PCE en Castilla-La Mancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*