¡Ahora nos toca a nosotras! 8 de marzo. Día de la Mujer.

Este 8 de marzo desde el PCE celebramos la pérdida de la mayoría absoluta del PP tras los resultados de las Elecciones Generales del pasado 20 de diciembre.
Exigimos a la nueva mayoría parlamentaria que se comprometa a derogar leyes que atentan contra la vida de las mujeres:

• Una reforma de la ley del aborto que persigue delimitar la libertad de las mujeres para decidir sobre su cuerpo

• Una reforma laboral que ha precarizado aún más la vida de las mujeres, con el aumento de la feminización de la pobreza que incluso ha llevado a muchas mujeres a verse forzadas a ejercer la prostitución. Con ello, el aumento de la trata de mujeres para la explotación sexual. Según datos policiales en España cada año se trafican más de 45.000 personas, casi todas mujeres para fines sexuales. El 90% de las mujeres prostituidas son emigrantes, pobres, traficadas por las mafias de proxenetas. Lo cual debería estar en la agenda de nuestros gobernantes para dar pasos hacia su abolición.

En este sentido, saludamos el nacimiento de La Red de ciudades libres de trata impulsada por el Movimiento Democrático de Mujeres. Esta Red supone un paso significativo contra la estructura patriarcal de la sociedad capitalista que trata de mercantilizar y privatizar el cuerpo de la mujer.

Es necesario profundizar en las causas que generan desigualdad entre hombres y mujeres:

• Coeducar la sociedad es fundamental para erradicar desde la raíz la desigualdad, porque el lenguaje sexista y los estereotipos machistas están en la escuela y en la calle.

• Garantizar un trabajo digno es necesario para acabar con la situación de dependencia y de desigualdad, causante esta última de la
sangrante violencia que vivimos hoy las mujeres en nuestra sociedad, por la que cada año asesinan a decenas de mujeres.

Millones de personas votamos el 20 D con la esperanza de un cambio y una regeneración de la vida pública, contra las políticas de recortes y austeridad desarrolladas por el PP que con ello han obligado a regresar a muchas mujeres al hogar para ocuparse de los niños y niñas, de las personas ancianas y de las dependientes.

Desde el PCE consideramos que la configuración de la nueva mayoría parlamentaria tendría que recoger las aspiraciones de los colectivos de mujeres y del movimiento feminista que se ha movilizado durante los últimos años.

Por ello hacemos un llamamiento a los colectivos de mujeres y al movimiento feminista para que mantengan la movilización y defiendan que frente a quienes defienden Pactos de Estado y paz social, hay que defender un Pacto con la mayoría de la población, con las mujeres que somos las que sufrimos más las consecuencias de la crisis y las políticas autoritarias y retrogradas aprobadas durante la pasada legislatura.

Es necesario acabar con la paz social para dar una salida de la crisis en favor de las mujeres, y del conjunto de la clase trabajadora.

Es necesario que las mujeres continuemos organizadas porque somos las más afectadas directamente por las consecuencias de la crisis y de la deriva hacia una sociedad sustentada en la precariedad de vida y en la vuelta a casa de las mujeres. Solo con la movilización podrá haber cambios reales.

¡Ahora toca, responder en las calles!

El PCE de Ciudad Real manifiesta su apoyo a la candidatura de Unidad Popular

IMG_20151119_194943El PCE se manifiesta a favor de la coalición presentada y emplaza a sus militantes a implicarse en la campaña.

En reunión del Comité Provincial celebrado en Puertollano el PCE ha manifestado su apoyo al proceso de unidad popular que se ha dado a través del espacio Ahora en Común de la provincia. El PCE considera que la candidatura Unidad Popular es la única que garantiza un programa de izquierdas, transformador y dirigido a resolver los principales problemas de la clase trabajadora.

Desde el PCE siempre hemos entendido que el cambio político en nuestro país pasa por la unidad política y social de los sectores víctimas de la crisis. Por tanto la solución no pasa por limitarse a votar una opción electoral u otra, sino por la unidad de todos aquellos que han estado a pie de calle durante estos años de movilización, articulando un programa de mínimos que sirva para superar un sistema degradado por la corrupción y la descomposición social que provoca el desempleo.

Después del Comité se celebró un acto sobre la igualdad de género desde una perspectiva de clase, contando con la presencia de Olga Ávalos, candidata número uno de Unidad Popular en la provincia de Toledo. Ávalos destaca que se vive un repunte peligroso de la violencia machista y, lo que es todavía más preocupante, entre los jóvenes.

Se ha resaltado que la discriminación nace en pequeños actos cotidianos, principalmente en los ámbitos domésticos y laborales, que ayudan a marcar la diferencia sexista entre géneros y que a la larga son el germen de la violencia. Una violencia que, se ha querido resaltar, no se limita a los asesinatos si no que se manifiesta también, por ejemplo, en la permisividad de las instituciones hacia la prostitución.

Finalmente se animó a las mujeres que participan en política que den un paso al frente, que está en sus manos asumir mayores liderazgos y compartir con sus compañeros el poder y el protagonismo en un plano de igualdad.

El MDM exige una sociedad libre de violencia hacia las mujeres

En este tórrido verano asistimos horrorizadas a una espiral de barbarie con el asesinato brutal de mujeres y niños/as.  Y ya van 60 en 2015. En julio fueron asesinadas por hombres en España 16 mujeres y, solo en el mes de agosto, la cifra se eleva ya a 4 mujeres. A estas estadísticas insoportables, hemos de añadir cuatro feminicidios infantiles.

Todas estas mujeres, todos/as estos/as menores no han de contemplarse como  fríos números de personas asesinadas por violencia de género, sino que debemos exigir la profundización en las causas de esta homicida lacra estructural hacia las mujeres y hacia sus hijas e hijos, para abolir de raíz esta violencia patriarcal extrema.

Desde el Movimiento Democrático de Mujeres queremos alzar la voz para exigir una sociedad libre de violencias hacia las mujeres porque la violencia es intrínseca a esta sociedad que ahonda en la desigualdad. Las mujeres del MDM consideramos que VIOLENCIA es recortar en servicios públicos; es expulsar a las mujeres del mercado laboral arrastrándolas a la temporalidad y la precariedad; es recortar en salud reproductiva; es reducir el número de casas de acogida para mujeres víctimas de violencia de género; es la educación segregadora por sexos, que no atiende a la coeducación y a la educación en igualdad; es aumentar las tasas judiciales; es el lenguaje sexista; es la publicidad denigrante de la mujer; es el asesinato violento.

El Movimiento Democrático de Mujeres no cejará en la denuncia del incesante aumento de los feminicidios y en la intención de su ocultamiento mediante la normalización, a lo cual contribuyen los medios de comunicación de masas.

El Movimiento Democrático de Mujeres, como frente feminista plural y de unidad de acción, hace un llamamiento para buscar la unidad y la suma de voces en las calles en defensa de la vida de las mujeres y de sus hijas e hijos. El MDM ha participado y va a ser parte de las “Marchas por la Dignidad” y de la “Manifestación del 7N” porque la visibilización de las violencias hacia las mujeres y las niñas y niños tiene que estar en un primer lugar en las movilizaciones sociales y en los programas políticos. Necesitamos gobernantes que aprueben una nueva Ley de Igualdad, que aboguen por la erradicación total de los asesinatos de mujeres y niños/as y que pongan todos los recursos públicos en materia de Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Justicia para atender todas las necesidades de las mujeres. La violencia terrorista hacia las mujeres es una emergencia social que no puede esperar más. En definitiva, necesitamos de la unidad popular junto a movimientos sociales, sindicales y organizaciones políticas para construir una sociedad despojada de todo rastro de violencia, donde las mujeres sean libres.

¡El trabajo digno para las mujeres es igualdad!

8m2015digital_CASTELLANI (1)Desde el PCE este 8 de marzo llamamos a la movilización porque entendemos
que no puede haber paz social sin una salida social de la crisis y no puede
haber salida social de la crisis sin el reconocimiento de los derechos de las
mujeres. Por eso es imprescindible el empoderamiento y la incorporación de
las mujeres de forma activa para construir la alternativa anticapitalista y
antipatriarcal que necesitamos.
Sin la incorporación de las mujeres no va a ser posible avanzar hacia la ruptura
democrática por un nuevo modelo de país que se construya sobre los cimientos
de la igualdad, en un nuevo escenario de relaciones de poder entre hombres y
mujeres.

Entendemos que un proceso revolucionario y de cambio no podrá darse sin
contar con el 51% de la ciudadanía. Por ello es fundamental la paridad en los
espacios de decisión, porque sin las mujeres en este proceso y sin el
feminismo no será.

Desde el PCE insistimos en que la paridad debe contemplarse como una línea
roja intransferible para toda la izquierda transformadora en tanto que su
ausencia no puede ni debe justificarse tras un orden de prioridades.
La emancipación y la libertad de las mujeres están en juego con los gobiernos
del bipartidismo monárquico, antes el PSOE y ahora el PP que obedecen a las
políticas de la Troika, rebajándonos los salarios y las condiciones de trabajo
con las sucesivas reformas laborales, ocasionando el incremento progresivo de
la desigualdad salarial entre mujeres y hombres.

Hoy las mujeres trabajadoras vivimos situaciones de extrema precariedad
laboral. La mayoría conformamos el último eslabón de la cadena, sufriendo la
sobreexplotación en condiciones infrahumanas y cada vez más desprotegidas
de los abusos empresariales.

La tasa de ocupación de las mujeres en España es del 50,3%, 9 puntos por
debajo de la de los hombres. Con el añadido de que el 25,3% de las mujeres
es a tiempo parcial, mientras que el de los hombres representa el 7,8%
(Eurostat). Es una forma más de discriminación indirecta.
La media del salario de las mujeres, supone en el sector privado el 19,3%
menos que el salario de los hombres y en el sector público el 10,1% (Eurostat).

Simultáneamente la ocupación femenina corresponde al 68% de la población
asalariada con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

No es casual tampoco de que los sectores de actividad con salarios más bajos
y con mayor brecha salarial, son generalmente sectores feminizados.

En España aún existen convenios colectivos que continúan discriminando a las
mujeres, por el escaso control de complementos retributivos que ayudan a
aumentar la brecha salarial y porque todavía se admiten categorías en
femenino.

Por todo ello, porque las mujeres queremos un trabajo digno, vamos a
responder el 8 de marzo en las calles para exigir nuestros derechos, porque
queremos que a trabajo de igual valor, igual remuneración. Porque queremos el
reparto del trabajo. Porque queremos más empleo público de calidad, en
sanidad, educación y dependencia. Porque queremos igualar los permisos de
maternidad y paternidad. Porque queremos acabar con la economía
sumergida. Porque la falta de trabajo digno es un yugo que esclaviza a las
mujeres, que las hace más vulnerables ante la violencia machista y, en su
forma más extrema, la prostitución. Porque queremos ser libres y vivir en
igualdad.

Por todo ello exigimos leyes que garanticen la creación de empleo garantizado
y digno para las mujeres.

Manifiesto 25N del Movimiento Democrático de Mujeres

VIOLENCIA ES RECORTAR LOS SERVICIOS PÚBLICOS

Este 25 de noviembre levantamos la voz para denunciar el incesante aumento de la violencia de género, y la intención de su ocultamiento mediante su normalización y el único reconocimiento de la misma en su forma más insoportable, el asesinato de mujeres por su condición de género, al parecer la única forma de aparecer en las estadísticas.

Los asesinatos machistas, las agresiones físicas, la violencia psicológica ahondan sus raíces en una desigualdad estructural entre hombres y mujeres que se ve alimentada por los retrocesos y recortes que se nos vienen imponiendo excusados en la situación de crisis económica.

Retrogradas leyes educativas que promueven la segregación por sexos, olvidan la importancia de la coeducación y la educación en igualdad.

Brutales recortes en los servicios públicos que afectan todas las facetas de nuestras vidas:

  • Expulsión de las mujeres del mercado laboral, puesto que el sector público es uno de los mayores empleadores de mujeres, son mayoría en la sanidad y en la educación, arrastrándolas a la a la temporalidad y a la precariedad.
  • Eliminan o dejan bajo mínimos los servicios sociales para el cuidado de menores y personas dependientes, cargando las responsabilidades familiares únicamente sobre las mujeres.
  • Imposición de tasas judiciales
  • Recortes en sanidad, recortan en salud reproductiva.
  • Recortes en los servicios de atención a las víctimas de violencia de género, como es la casi total eliminación de las casas de acogida.
  • Recortes en la promoción de la igualdad y en la prevención de la violencia de género.

Es por ello que denunciamos los inhumanos recortes en los servicios públicos no sólo como caldo de cultivo para la concurrencia de otras formas de violencia, sino como formas de violencia de género en sí mismos. Impiden la participación de las mujeres en la vida económica y social, minando su autonomía e independencia, empujadas de nuevo al ámbito doméstico, lo que las sitúa en un continuo riesgo de violencia sin opciones de salida.

Desde el movimiento democrático de mujeres, como frente plural y de unidad de acción, hacemos un llamamiento a sumar nuestras voces en las calles en defensa de unos servicios públicos de calidad que garanticen una vida en libertad y libre de violencia.25MDM